Adviento, Dios está viniendo.

Es el tiempo para espabilar los nuestros sentidos y darnos cuenta por dónde Dios se hace presente. El nos invita a estar atentos, tantas diligencias pendientes, tantas voces que escuchar, tantos compromisos … Dios viene toca a la puerta de tu vida y espera una respuesta.

Ven pronto Señor, ven que te esperamos.