Padres de Familia

 

Artículos de interés

Ser padres es…

Ser padres es… la tarea más difícil pero también la más enriquecedora de nuestra vida.

… es una experiencia de amor, llena de emociones y de bendiciones, que incluye una buena dosis de dolor y exige mucho valor.

… es la misión más exigente y a la vez la más apasionante en que nos aventuramos con muchas ilusiones y pocas instrucciones

… es sembrar la semilla de la vida de un ser que no nos pertenece y estar dispuestos a prepararlo para que nos deje y emprenda su propio camino.

… es arriesgarnos a perder la cabeza y esforzarnos por recobrar la cordura antes de que hagamos alguna locura.

… es llorar de la felicidad cuando los hijos triunfan pero tragarnos las lágrimas y respetar su dignidad cuando sufren en silencio.

… es saber que es más noble cambiar pañales, limpiar narices o curar rodillas heridas, que trabajar más de lo debido para comprar con dinero lo que recibimos gratis si le damos prioridad a la familia.

… es apoyar a los hijos con todo lo que necesiten para alcanzar sus sueños, así no coincidan con lo que nosotros soñamos para ellos.

… es tener una buena razón para vivir, ilusiones para soñar y motivos poderosos para no dejar de luchar.
… es sufrir intensamente, llorar desconsoladamente, gozar profundamente y crecer constantemente.

… es agradecerle a Dios todos los días habernos confiado la vida de nuestros hijos, esos seres que nos animan a dar lo mejor de nosotros mismos.

Ángela Marulanda, autora y educadora familiar.

 

La nueva generación de padres

Somos las primeras generaciones de padres decididos a no repetir con los hijos los errores de nuestros progenitores. Y en el esfuerzo de abolir los abusos del pasado, somos los más dedicados y comprensivos pero a la vez los más débiles e inseguros que ha dado la historia. Lo grave es que estamos lidiando con unos niños más “igualados”, beligerantes y poderosos que nunca.

Parece que en nuestro intento por ser los padres que quisimos tener, pasamos de un extremo al otro. Así, somos los últimos hijos regañados por los padres y los primeros padres a quienes los hijos nos regañan; los últimos que le tuvimos miedo a los padres y los primeros que les tememos a los hijos; los últimos que crecimos bajo el mando de los padres y los primeros que vivimos bajo el yugo de los hijos. Y lo que es peor, los últimos que respetamos a nuestros padres, y los primeros que aceptamos que nuestros hijos nos irrespeten.

En la medida que el permisivismo reemplazó al autoritarismo, los términos de las relaciones familiares han cambiado en forma radical, para bien y para mal. En efecto, antes se consideraba buenos padres a aquellos cuyos hijos se comportaban bien, obedecían sus órdenes y los trataban con el debido respeto; y buenos hijos a los niños que eran formales y veneraban a sus padres. Pero en la medida en que las fronteras jerárquicas entre adultos y niños se han ido desvaneciendo, hoy los buenos padres son aquellos que logran que sus hijos los amen, aunque poco los respeten. Y son los hijos quienes ahora esperan respeto de sus padres, entendiendo por tal que les respeten sus ideas, sus gustos, sus apetencias y su forma de actuar y de vivir. Y que además les patrocinen lo que necesitan para tal fin. Como quien dice los roles se invirtieron, y ahora son los papás quienes tienen que complacer a sus hijos para ganárselos, y no a la inversa, como en el pasado. Esto explica el esfuerzo que hacen hoy tantos papás y mamás por ser los mejores amigos y parecerles “chéveres” a sus hijos.

Se ha dicho que los extremos se tocan. Y si el autoritarismo del pasado llenó a los hijos de temor hacia sus padres, la debilidad del presente los llena de miedo y menosprecio al vernos tan débiles y perdidos como ellos. Los hijos necesitan percibir que durante la niñez estamos a la cabeza de sus vidas como líderes capaces de sujetarlos cuando no se pueden contener y de guiarlos mientras no saben para dónde van.

Si bien el autoritarismo aplasta, el permisivismo ahoga. Sólo una actitud firme y respetuosa les permitirá confiar en nuestra idoneidad para gobernar sus vidas mientras sean menores, porque vamos adelante liderándolos y no atrás cargándolos, rendidos a su voluntad. Es así como evitaremos que las nuevas generaciones se ahoguen en el descontrol y hastío en el que se está hundiendo una sociedad que parece ir a la deriva, sin parámetros ni destino.

Ángela Marulanda, autora y educadora familiar.


Para información adicional, solicite la a través del formulario

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Asunto

Mensaje